lunes, 1 de julio de 2013

Reseña: Aku no Hana (anime)

Al fin puedo hacer una reseña del anime de Aku no Hana (“Las Flores del Mal”). Recientemente ha acabado su emisión en Japón, contando con 13 episodios.

No he seguido el manga (pero lo haré, no quise leerlo para no reventarme sorpresas), así que no sé hasta qué punto lo adapta bien o no; por eso me limitaré a juzgar esta adaptación animada por lo que es sin tener en cuenta el material de base.

Las flores de mal han florecido...

En Aku no Hana se nos expone un cuadro que muestra la decadencia de la sociedad japonesa, y en especial, el punto límite de presión al que son llevados los jóvenes. Personalmente, creo que también se sugiere que los adultos tienen la culpa de que se llegue a ese punto de degradación.

Todo esto lo vemos a través de Takao Kasuga, adolescente introvertido e indeciso un gilipollas, no puedo con él que se pasa las horas leyendo Les Fleurs Du Mal (“Las Flores del Mal”) de Baudelaire, y fantaseando con su amor platónico, la chica más guapa e inteligente de la clase, Nanako Saeki.

Todo en su vida va bien, de forma anodina e intrascendental, hasta que se deja el libro en cuestión en clase y tiene que volver al colegio. Allí, de casualidad, descubre que Saeki se ha dejado su uniforme de gimnasia. Sucumbe a su instinto y decide olerlo (entre otras cosas, if you know what I mean *guiñoguiño*). Oye un ruido, y huye de allí, con el uniforme de la chica en la mano.

Lamentablemente para él, hay una testigo de todo lo sucedido, Sawa Nakamura. Nakamura es una chunga de cuidado y no dudará en hacerle la vida imposible a Kasuga para mantener a salvo su secreto, arrastando también a Saeki al camino de la perdición.

Es una serie lenta, cuya mayor baza es hacerte sentir constantemente incómodo ante lo que estás viendo (yo en ocasiones me he llegado a poner muy nerviosa). El morbo es un elemento fundamental, porque es imposible dejar de mirar a pesar de la humillación de Kasuga. Aunque, en mi opinión, se merece dos ostias para que espabile.

Lo que más me llama la atención es el continuo silencio de los personajes (todos: padres, amigos, protagonistas...), callándose sus sentimientos e incapaces de hablar abiertamente de ellos; ni por supuesto, pararse a escuchar a alguien. En esta serie el "nadie conoce realmente a nadie" está a la hora del día.

Para más inri, su ending es uno de los que más inquieta me ha dejado jamás, no puedo evitar retorcerme en el asiento cada vez que lo oigo. Es que es malditamente perturbador... (y la imagen de Youtube da un MAL ROLLO QUE TE CAGAS).



En cuanto a su animación, utiliza la técnica de la rotoscopia, es decir, que captura los movimientos de actores reales y después dibuja encima de ellos para que quede más natural. Esto juega a favor y en contra de la serie.
Por una parte, le dota de más realismo, cosa que se nota en los escenarios, que refuerzan la sensación de decadencia, oxidado, podrido... que desprende la atmósfera de la serie.


La degradación hecha ciudad
Por la otra, en lo que es la caracterización de los personajes, deja un poco que desear. En los primeros planos es soberbia, pero falla más que una escopeta de feria cuando la cámara se aleja, haciendo que los personajes ni tan siquiera tengan rostro.


En ambas imágenes, es Kasuga. Con el tiempo, coges cariño a que no se les vea la cara, XD.
El cambio hacia la rotoscopia ha causado mucha polémica, ya que cualquier parecido con el diseño de los personajes en el manga es pura coincidencia, XD.


En esa imagen han escogido la peor de Nakamura (la de arriba del todo), no es tan orco. Aún así, yo soy partidaria de este cambio. No sólo me parece una gran idea para experimentar, sino que también creo que se ajusta más al tono de la historia; cercano y realista, puede pasar en el Japón de hoy en día, y eso es lo que más inquieta de todo.

Respecto a su final... Me ha parecido un gran vendemotos, OBLIGÁNDOME a leerme el manga. 
¿Por qué digo esto? Porque el capítulo final sirve como resumen de la serie y como lo que creo que es un avance de lo que está por venir (súper interesante, por cierto). 

Cierra el arco argumental presentado, pero me deja con un regustillo amargo al hacer esa preview (que, por cierto, vuelve a ser un gran ejemplo de nula comunicación, que creo que es el leitmotiv de la serie).

De hecho, concluyen con un "End of Part One". ¿Veremos 2ª temporada? Quién sabe...

CONCLUSIONES (para los que no quieran leer tochos, XD)

Aku no Hana es una excelente radiografía no sólo de lo podrida que está la juventud japonesa, sino también de la decadencia del conjunto de su sociedad. Magnífico y perturbador retrato del Japón de hoy en día, cuya falta EXTREMA de comunicación condiciona el borreguismo imperante, en el que salirse de la norma equivale a la estigmatización de por vida.

Inquietante y perturbador como él solo, no gustará a aquellos que busquen en un anime acción, tetas y bragas fanservice, el cáncer del moe o incluso una animación bonita. Sin embargo, para todos aquellos que buscamos algo más aparte del chico con personalidad 0 conoce a 14 tías que se lo quieren zumbar o de adolescente que resulta ser el elegido para salvar el mundo a ostias, es una serie realmente interesante y que merece la pena.

4 comentarios:

  1. La verdad es que no he visto el anime. Cuando salió, mucha gente empezaba a comentar que la animación era una vergüenza y un horror así que fui directamente a leerme el manga, después de ver bastantes opiniones que lo pintaban como muy positivo.

    Bastante de acuerdo con la reseña en general y la reflexión final. Sobretodo captó mi interés por salirse de la tónica general de las series que se encuentran hoy día, así que sólo por eso merece un visionado/leído.

    Los primeros tomos me gustaron bastante y la cosa fue en crescendo durante buena parte de la serie, pero en la última parte mi interés está cayendo en picado a cada nuevo capítulo que sale, al contrario que a ti.

    Sobre la animación,por cierto, me pareció un tumor al ver la comparación que has puesto ahí, pero después de leer el manga me parece bastante atractiva y, como tú dices, adecuada. El dibujo del manga no es nada interesante, así que un experimento así me parece genial.

    P.D.: El ending da MUY mal rollo. No sabía que era así, pero me dan ganas de ver la serie por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me mola el experimento que han hecho, queda guay. La verdad es que el clímax (en el manga) que tiene es cojonudo, y me hace pensar que es un manga con varias capas de profundidad: incomunicación, bullying, dependencia, trastornos graves de la personalidad...

      Como el manga es mensual, me voy a morir esperando los capítulos, XD.

      El ending da caquita.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. No me parece que el objetivo haya sido ilustrar una juventud descarriada de Japón. Más bien es una historia de las que Baudelaire escribiría y que fácilmente podría suceder en cualquier parte del mundo. A Charles Baudelaire lo llamaron poeta maldito debido a sus polémicas costumbres y visiones poco populares, por ejemplo del amor. A diferencia de otros poetas, él se enfocaba en sus aspectos negativos (Las relaciones tormentosas; casos de personas que se quitan la vida por un desamor; la locura, etc.). En este caso, una historia y un romance brotan de la siguiente manera:

    Nakamura Sawa es una chica solitaria, alejada del resto en ese pueblo, debido a su perversión. El resto de personas no podría aceptar a una depravada y ella, naturalmente, no puede aceptar a esas personas y los menosprecia abiertamente, hasta que un día, después de clase, descubre a Takao Kasuga, quien en un impulso natural empieza a manipular la ropa de gimnasia que su compañera había olvidado. Este entra en pánico al oír ruidos cercanos y, debido a eso, huye con las prendas. Nakamura malinterpreta la situación y se convence de que hay otro pervertido como ella en ese pueblo. De pronto, ya no se siente sola.

    Saeki, por el contrario, está rodeada por compañeros y es muy bien aceptada por todos. Ella se aproxima por primera vez a Kasuga después de ver cómo este defendía a Nakamura ante toda la clase. Luego descubre que a él le apasiona la literatura, y eso es algo que lo hace peculiar entre el resto- “Kasuga sabe muchas cosas que otros no conocen”-, además de su bondad y es que Takao, realmente, es una buena persona, sin embargo, Nakamura trata constantemente de convencerlo de lo contrario y de que es un pervertido.

    Kasuga tiene algunos compañeros, pero estos se alejan de él cuando es molestado por el salón y vuelven cuando descubren que sale con Saeki. Takao toma consciencia de su soledad cuando Sawa le dice lo aburrido que es su vida en ese pueblo antes de destruir su salón (cap 07). ÉL reflexiona: “¿Baudelaire, cuántos en este pueblo te conocen?”, es entonces cuando ve a Nakamura como su única amiga, a pesar de cómo lo trata a este. El personaje de Saeki, revela su forma más íntima, después de que Nakamura le dice que Takao es un pervertido y que le ha dicho que ella solo quiere fornicar con él. Saeki le pide a Kasuga que le muestre ese lado del que Nakamura habla y le confiesa que cuando supo lo de sus prendas robadas se sintió feliz, ya que era sexualmente deseada, nada menos que por la persona de quien está enamorada y con quien quiere establecer una fuerte relación.

    Kasuga no sabe si elegir a su “musa” o a su amiga, pero al final concluye que lo único real es Nakamura y que sin él, ella está condenada a la soledad. Nakamura Sawa quiere abandonar ese pueblo y buscar junto a Takao un lugar en el que no sean miserables, sin embargo, ese lugar probablemente no exista, es por eso que este es el camino más difícil y como bien se predice en el montaje del capítulo final, las consecuencias de esa decisión serán perturbadoras, violentas y desastrosas, ya que ¿Si no hay lugar a dónde ir en la tierra, cuál es la única forma de escapar de todo? A pesar de eso, Takao decide ayudar a su amiga.

    ResponderEliminar